Planta de Hinojo | Cómo sembrarla, cultivarla y prepararla

La planta de hinojo es un verdadero regalo de la naturaleza, pues de ella se aprovechan todas sus partes y son beneficiosas para el consumo humano. Esta hierba aromática es usada desde la antigüedad por contar con múltiples propiedades medicinales y curativas. Aún en la actualidad, sigue siendo una excelente fuente de nutrientes. En este post, conoce cómo sembrar y cultivar este asombroso alimento para disfrutar de sus beneficios.

Cómo cultivar la planta de hinojo

La planta de hinojo pertenece a un cultivo noble que se ajusta a los distintos climas y tipos de suelo. Sin embargo, presenta una mayor producción en superficies que tengan la cantidad de agua suficiente, es decir, que no sea muy seco o inundado. Para que la planta se reproduzca con éxito es indispensable que se realicen las siguientes labores:

Cómo cultivar la planta de hinojo

Preparación del terreno

El cultivo de hinojo requiere de una preparación del suelo ideal para que la planta se desarrolle de forma correcta. Es necesario limpiar la maleza y arar la tierra para garantizar un buen drenaje y un buen nivel del terreno. También, se debe añadir un poco de materia orgánica o fertilizantes para nutrir los suelos.

Siembra

La siembra de la planta de hinojo se da a partir de semillas y puede ser directamente en el terreno o en semilleros. Este debe contar con una exposición directa al sol, ya que requiere de una temperatura de al menos 20 grados para poder germinar.

Para un mayor control del cultivo, se recomienda realizar hileras con una distancia mínima de 70 cm entre ellas y 40 cm entre planta. La profundidad a la que se debe colocar la semilla debe ser igual a tres veces su tamaño. Seguidamente, se cubre y se riega, especialmente, si el suelo se encuentra seco.

Riego

El riego debe ser constante durante los primeros días después de la siembra. Es importante vigilar esta necesidad las primeras dos semanas que es cuando ocurre la germinación. Luego, se debe regar cada tres días, o si se observa la superficie del terreno muy seca.

Labores culturales de la siembra de la planta de hinojo

La siembra de la planta de hinojo, por lo general, no requiere de muchos cuidados. Sin embargo, es necesario proporcionar las siguientes labores culturales:

Labores culturales de la siembra de hinojo

Poda

La poda es una técnica que favorece el rendimiento de la planta. En el caso del hinojo, se coloca un tutor para guiar el crecimiento de la planta. También, se eliminan algunas hojas y ramas para estimular el crecimiento de nuevas.

Plagas y enfermedades

Una de las ventajas del hinojo es que por su aroma atrae a ciertos animales que son control biológico, por ejemplo, las mariquitas. Sin embargo, conviene vigilar la aparición de:

  • Gusanos grises, una larva que debilita el cuello de la planta y provoca el marchitamiento.
  • Rosquilla negra, una oruga que se alimenta de las hojas de la planta.
  • Pulgones, insectos que consumen la savia de la planta.
  • Enfermedades que afectan el tallo y pudren la raíz.
  • Hongos que pudren distintas partes de la planta.

Lo ideal en todo momento es combatir este tipo de problemas con controles biológicos, para que no afecten la salud de la planta.

Cosecha de la planta de hinojo

La cosecha del hinojo se realiza en dos partes. A partir del segundo mes, se puede cosechar las hojas cortándolas con unas tijeras. Luego, a partir de las catorce semanas, se puede retirar el bulbo, pues es cuando ya está maduro.

En conclusión, la planta de hinojo es muy sencilla de cultivar, por lo que se puede incluir en el huerto familiar. Solo debes tener en cuenta las necesidades de riego, sol y drenaje para que se produzcan de forma correcta. Estas labores de cuidado no son exigentes y brindan resultados asombrosos. Inclúyelo dentro del proyecto de siembra y disfruta de una deliciosa ensalada con amigos.