Contraindicaciones del hinojo y sus efectos secundarios

El hinojo es una planta con múltiples bondades para el consumo humano. Se destaca por su elevado nivel de vitaminas, minerales y nutrientes que fortalecen al organismo. Sin embargo, existen algunas contraindicaciones del hinojo que se deben observar antes de consumirlo. Además, también es posible que se desarrollen ciertos efectos secundarios que traigan consecuencias serias a la salud. Descubre cuáles son.

Contraindicaciones del hinojo

Para nadie es un secreto que esta planta ofrece innumerables beneficios a quien la consume. No obstante, al usarla con fines médicos es importante prestar atención a las medidas y frecuencia de las tomas. Algunas de las contraindicaciones del hinojo son:

Contraindicaciones del hinojo

No se recomienda un uso excesivo durante una terapia hormonal

Las personas sensibles a hormonas como el estrógeno, deben evitar el consumo de hinojo en grandes cantidades. Esto puede presentar problemas de infertilidad, pubertad precoz, incrementar los riesgos de cáncer de mama y en el caso de los hombres, tener un aspecto femenino. Las mujeres que consumen el aceite de hinojo pueden reducir la efectividad de la píldora anticonceptiva.

Está contraindicado en la lactancia materna

Una de las contraindicaciones del hinojo es consumirlo en exceso durante la lactancia materna. Aunque puede incrementar la producción de leche materna, un exceso podría hacer que el anetol, principio activo de la planta, pase al organismo del bebé. Las consecuencias pueden ser daños neurológicos causados por intoxicación.

No se debe administrar en niños

El hinojo no debe ser suministrado en niños pequeños o lactante. Durante los primeros años estos poseen un sistema digestivo inmaduro que no permite la metabolización de los compuestos de la planta. Por ello, no se recomienda su administración hasta que estén grandes.

Se contraindica en pacientes con historial de alergia a la planta

En personas que han padecido de alergias al anís, regaliz o cualquier parte de la planta de hinojo, no lo deben consumir. Se puede incrementar la posibilidad de sufrir una reacción letal y padecer como consecuencias epilepsias y convulsiones.

Otras contraindicaciones

Se debe vigilar el consumo de la planta en las siguientes circunstancias:

  • No consumir durante el tratamiento con antibióticos ya que reduce el efecto de los mismos.
  • Se contraindica en pacientes que han sufrido cáncer de mama, ya que los niveles de estrógenos se pueden elevar y provocar efectos adversos.
  • No debe ser administrado durante el embarazo y la lactancia.

Ante otras circunstancias de riesgo se recomienda consultar con un profesional de la salud las dosis consideradas saludables.

Efectos secundarios del hinojo

El consumo de esta planta suele ser muy seguro. Sin embargo, al frecuentar las dosis y tener un consumo elevado puede provocar los siguientes efectos:

Efectos secundarios del hinojo
  • Foto sensibilidad frente a los rayos solares. Este efecto puede provocar la aparición de manchas en la piel, pecas, reacciones alérgicas, dermatitis y enrojecimiento.
  • Un consumo elevado puede causar malestar gastrointestinal. Por ello, existe la posibilidad de padecer diarreas, dolores estomacales, gases, estreñimiento, entre otros.
  • En niños pequeños y lactantes puede ser neurotóxico. Esta planta contiene anetol, un depresor neurológico que causa convulsiones, somnolencia, pérdida del conocimiento y el coma.
  • Debido al elevado contenido de Potasio, el hinojo puede causar falla renal. Los riñones pueden ser incapaz de filtrar el exceso de este mineral en la sangre llegando a acumular niveles mortales.

La mayoría de los efectos secundarios y contraindicaciones del hinojo son consecuencia del consumo del aceite de esta planta. Las infusiones, ensaladas y comidas preparadas con este ingrediente son seguras.

En conclusión, las contraindicaciones del hinojo son consecuencia de un consumo elevado de esta planta y del aceite extraído de ella. En cualquiera de los casos, conviene estar alerta y consultar con un profesional de la salud. El consumo ocasional en una ensalada o deliciosa receta, lejos de ser contraproducente, puede resultar beneficiosa.